foros
 

 

"El ayer y el hoy de la Sociedad Psicoanalítica Italiana - SPI"

Mario Giampa

Arnaldo Novelletto, en ocasión del cincuentenario de la Fundación de la SPI, escribía que Italia ha entrado en la psicoanálisis antes entrara en Italia.
S. Freud realizó quince viajes en Italia, llegando hasta el extremo sur, a Palermo, en Sicilia.
Italia entra en su auto-análisis con diez sueños, más cuatro sueños sobre Roma.
Cuando en 1908 aparecieron los primeros trabajos sobre psicoanálisis, en Italia dominaba el pensamiento del psiquiatra Lombroso y de su escuela médico-antropológica de inspiración positivista. (S. Veggetti Finzi, 1990). Los artículos eran del psicólogo Baroncini, de Imola ("El fundamento y el mecanismo de la psicoanálisis"), del psiquiatra Modena (Psicopatología y etiología de los fenómenos psico-neuróticos, contribución a la doctrina de S. Freud").
Marco Levi Bianchini, psiquiatra, tradujo en 1911 el libro de Lowenfeld. "Las nuevas opiniones acerca del rol de la sexualidad en la etiología de las neurosis en 1912, "El método psicoanalítico de Freud (1903) y en 1915 "Las conferencias de S. Freud en América".
Marco Levi Bianchini, el 7 de junio de 1925, en Teramo, donde dirigía el Hospital Psiquiátrico, fundó la Sociedad Psicoanalítica Italiana (SPI) con la aprobación de Freud que fue su presidente honorario.
Desde 1926 a 1929, en Trieste, Enzo Bonaventura, psicólogo experimental, dio una serie de lecciones sobre psicoanálisis, reunidas después en el libro "Psicoanalisi".
En 1929 en Trieste, el médico triestino Eduardo Weiss que había sido analizado por Federn, y era miembro de la Sociedad Psicoanalítica, tuvo un breve ciclo de conferencias, cinco en total, sobre "Elementos de la doctrina psicoanalítica, que excavando las profundidades de la psique humana, ha cambiado muchos conceptos tradicionales de la psicología" (1937). El escribió sobre la agresividad y sobre el sentimiento de culpa. Muchos históricos consideran esta la fecha oficial de ingreso del psicoanálisis en Italia. En 1931 fueron publicadas las cinco conferencias con el título de "Elementos de Psicoanálisis" que fueron reeditadas con revisión de autor, lo que demuestra el suceso del libro. Se dice que la lectura de este texto convencieron a Nicola Perrotti y Emilio Servadio a solicitar a Weiss, en el momento de su traslado a Roma, a empezar sus análisis. El recibimiento romano fue una desilusión para Weiss, quien escribió a propósito "se ironiza sobre Sante de Sanctus, profesor ordinario en clínica neuro psiquiátrica, porque se ocupa de psicología". Sante de Sanctus había publicado un ensayo sobre los sueños, en 1890. Indicado por Freud como la investigación más exhaustiva sobre el argumento pero, al mismo tiempo, criticado por su fragilidad teórica (S. Vegetti Finzi, 1990). En el mismo Período se traslada a Roma E, Berhard, junguiano. Después de la llegada de Weiss a Roma en 1933, fue refundada la Sociedad de Psicoanálisis Italiana. Fueron integrantes entre otros, Levi Bianchini, Banissoni (Roma), E, Rieti (Torino), Vanda Weiss, Dalma (Fiume), S. de Sanctus, Perrotti y Servadio (Roma) y el psicólogo experimental Musatti (Padova) que había sido asistente de Vittorio Benussi en la Universidad de Padova y con el cual había hecho su análisis didáctico. Formaron parte y también un cierto número de "adherentes" es decir, no habilitados, simpatizantes, entre los cuales figuran: D. Carella, G. Cerberi (Milano), L. De Crecchio Parlatore, G. Granata, A. Riccio, R. Merloni, G. Lucangeli, en 1933 se agregarán Bernabei, Orlando, G. Vian, (Alexandria) y G. Bertel (Modena). Servadio refiere que Weiss encontró mucha oposición en 1935 para hacer aceptar en la Asociación Psicoanalítica Internacional la SPI.
En 1936 la Sociedad italiana (SPI) obtiene el reconocimiento de la Asociación Psicoanálitica Internacional.
En el año 1934 bajo la dictadura fascista inicia la persecución política de la SPI. En un primer tiempo fue suprimida la publicación de la revista italiana de psicoanálisis por la censura fascista, para el jefe de la policía italiana la sociedad psicoanalítica vienesa era un movimiento subversivo de hebreos decididamente orientados hacia la izquierda; Freud un elemento sospechoso de poner en prisión en el caso de venir en Italia y Federn como un miembro del movimiento comunista. Después de cuatro años, en 1938, el régimen fascista disuelve la sociedad psicoanalítica en Italia. En 1939, por causa de leyes raciales Weiss abandona Italia y va a Estados Unidos y su discípulo Servadio, emigra a la India. Musatti fue separado de la enseñanza universitaria. La SPI es re-fundada en 1945 por Perrotti, ocupaba el cargo de alto comisario de la Sanidad, de Musatti, Servadio y de Joachim Flescher, que fue el primer a reestructurada el movimiento psicoanalítico italiano. El era prófugo de la Galicia, discípulo de Weiss, y vivió clandestinamente en Italia después de la partida de Weiss. Con la liberación, Flescher publica en 1944 "Psicoanálisis de la via instintiva; Profilaxis Psíquica". Crea en septiembre de 1945 la Revista "Psicoanálisis", donde publica sus artículos y muchas recensiones de libros de psicoanálisis y donde publica Perrotti, Modigliani, Musatti, Alexandra Tomasi di Palma, princesa de Lampedusa, quien había hecho su análisis didáctico con Felix Bohm en Berlín, ejercita en Palermo y fue presidente de la SPI además de didacta.
La revista "Psicoanálisis" fundada por Flescher en 1945 deja de ser publicada después de dos años. Contemporáneamente, viene publicada en Roma Psiche. Rivista Internazionale di Psicoanalisi e delle Scienze dell "Uomo", siendo su director, Perrotti.
En este período, Musatti desenvuelve un rol importante y publica en 1949 el Tratado de Psicoanálisis. En 1955 bajo la dirección de Musatti, con Perrotti, Servadio, Tomasi di Palma, reinicia la publicación de la "Rivista Italiana di Psicoanalisi", órgano oficial de la SPI. En 1966 es un año importante para Psicoanálisis Italiano por dos motivos: ingresa a la SPI Ignacio Matte Blanco con función de didacta en el Instituto de Psicoanálisis, dirigido por Perrotti. Matte Blanco viene de Santiago de Chile, donde había fundado la Sociedad Psicoanalítica chilena y Musatti, comienza la traducción de todos los escritos de S. Freud que él comentará trabajo por trabajo con notas biográficas. Solamente en 1980 los psicoanalistas italianos tendrán la posibilidad de conocer completamente el pensamiento de Freud.
En 1966 la SPI estaba formada por treinta miembros y un número igual de asociados. Matte Blanco escribe que cuando llegó a Italia tuvo la neta sensación que la atmósfera psicoanalítica fuera expresión de un modo de personalidad que era común a los tres jefes: los tres eran pioneros y como tales ellos tenían la firme convicción de la verdad de la materia que enseñaban y la serena libertad de distinguir los conceptos y los comportamientos esenciales, de las cosas de importancia secundaria. Gracias a esa posición ellos podían ser serenamente creativos.
Musatti muere en 1989, su producción literaria es muy vasta. Solo en 1989, después de la muerte de Perrotti se editará sus trabajos con el título "El Yo y la Libertad".
La publicación, siempre en 1989, del Tratado del Psicoanálisis, en dos volúmenes que comprenden más de dos mil páginas, totaliza todo el conocimiento de psicoanálisis de escuela freudiana. En esta publicación escriben todos los didactas de la SPI supervisada por Semi, y se examinan todos los modelos psicoanalíticos después de Freud con comentarios y citaciones entre los autores. Termina la influencia de los padres de la SPI y con ellos, de la ortodoxia de Freud. En 1989 integran la SPI 235 miembros entre ordinarios y asociados, y 233 candidatos. En este período por el número de socios, la SPI se encuentra en cuarto lugar en Europa después de Alemania, Francia e Inglaterra. Un nuevo escenario se abre para la sociedad Psicoanalítica italiana, pueden ocupar a título pleno los primeros puestos nacionales con sus escritos y sus modelos psicoanalíticos, como en Roma, Eugenio Gaddini, conocido internacionalmente por sus estudios sobre los estados precoces del desarrollo del individuo y sobre la imitación vista como primer nivel de las sucesivas fases de identificación e individualización (Rodolfo Reichman, 2006).
En Milano, Giovanni Carlo Zapparoli propone un nuevo modelo de lectura de la psicosis ("La psicoanálisis del delirio", 1967). Desde Londres se transfiere a Milano en 1960 David López, miembro de la Sociedad Británica. En 1952 había publicado "Psicoanálisis y Marxismo". El causa un caos en la Psicoanálisis cuando propone como manual "Análisis del Carácter" de Wilhelm Reich. En 1970 publica "Análisis del Carácter y emancipación: Marx-Freud-Reich". El piensa que el psicoanalista debe permitir el analizando el pasaje de un narcisismo inmaduro, que colude con el masoquismo a un narcisismo maduro, inicialmente egoístico que llevará a un Yo sano, donde habrá un uso modulado de la agresividad. Siempre en Milán, Franco Fornari, analizado por Musatti, teoriza sobre el lenguaje y los afectos y escribe en "Símbolo y código": El psicoanálisis parte por lo tanto de un fracaso de la Semiótica. El sujeto va a analizarse porque recibe auto-mensajes de los cuales es emisor y destinatario, pero de los cuales ignora el sentido y quisiera liberarse. El Psicoanálisis lo ayuda a reinstaurar el proceso semiótico. Para Fornari el Psicoanálisis debería llevar a una resolución de las guerras, vista como colosales actos colectivos de la propia destructividad.
Siempre en Milano, otro analizado de Musatti, Elvio Fachinelli, traductor junto a su esposa de la "Traumdeutung", expresa plenamente una fase y un aspecto del psicoanálisis italiano entre los años 60 y 80. Los años de Marcase y de la contestación estudiantil. Han hecho sus ensayos "Claustrofilia" (1983 y "La mente Estática" (1989). El, retoma el problema planteado por Sastre, de la violencia/conflicto que surge en la relación analítica, y sostiene que ello se debe no solo a la "disposición del setting", sino también a la misma "traducción en palabras pronunciadas por el analista" concentrada en relación a la decisión de quedarse o la equivalencia verbal de todo lo que sucede (Nestore Pirillo, 2205).
Francesco Corrao, palermitano, médico, didacta, presidente de la SPI (1969) analizado por la princesa de Lampedusa, fundador del Centro Psicoanalítico de Palermo y los Centros de Análisis de Grupo de Palermo y de Roma, representa sin duda un líder proponiendo el estudio de Racker, Klein y de Bion.
En el artículo de 1968, "El concepto de Campo como modelo teórico" publicado en la revista creada por él, "Grupo y Función Analítica", postula una función de campo como factor específico de la misma situación psicoanalítica, función estrechamente unida a la articulación topológica espacio temporal que el campo activa, no más referida únicamente a la <mente> individual. Llámale <función gamma>: así como la función alpha opera al nivel del individuo una función gamma que opera al nivel del grupo.
A el campo lo define como un "alguna cosa que se extiende con continuidad en el espacio y en el tiempo", el campo existe en cuanto existe una persona que lo piensa. Por lo tanto "no suponemos más que el observador esté aislado, si no que pensemos a un observador que, a través de sus acciones indeterminables, produzca una nueva situación, que debe ser descrita teóricamente como un nuevo estado del campo de observación".
Hoy, la SPI tiene más de doscientos miembros ordinarios y cuatrocientos asociados distribuidos en diez centros, Padova-Venezia, Milán, Genova, Torino, Bologna, Firenze, Napoli, Palermo y dos centros en Roma.
A partir de los años 70, en la SPI se han notado las influencias del modelo Kleiniano, seguido contemporáneamente del modelo bioniano y winnicottiano, hasta el año 80. A continuación, en la SPI prende importancia el modelo de Kohut y la teoría de attachment. En el año 2000, Bolognini, fotografía la SPI de hoy cuando escribe que de hecho en Italia las <escuelas puras> adeptas a un solo autor, son raras (y en todo caso <protegidas> por la comisión científica, que les reconoce la importancia histórica y cultural); nuestro rasgo típico está en la hibridación integradora conciente y de buen nivel.


Bibliografía

Bolognini Stefano, Il sogno cento anni dopo, Bollati Boringhieri, Torino 2000.
David Michel, La Psicoanalisi nella cultura italiana, Boringhieri, Torino, 1974.
Fachinelli Elvio, La mente estatica, Adelphi, Milano, 1989.
Pirillo Nestore, C´era una volta il Novecento: storia delle idee e storia della psicoanalisi in Italia. Elvio Fachinelli e l´istituzione psicoanalitica. Rivista di Psicoanalisi, 2005, 51,3.
Reichmann Rodolfo, in Enrico Manzini, Lezioni sul pensiero post-freudiano, LED, Milano.
Vegetti Finzi Silvia, Storia della psicoanalisi, Mondadori, Milano, 1990.
Weiss Edoardo, Elementi di Psicoanalisi, ristampa anastatica autorizzata dall´editore Ulrico Hoepli, Cisalpino - Goliardica, Milano, 1976.
Weiss Edoardo, Sigmund Freud as Consultant, Intercontinental Medical Book, New Cork, 1970 (trad. Sigmund Freud come consultente, Astrolabio, Roma, 1971).